Noticias

La historia del voluntario “censista”: “Siempre me he sentido esa Iglesia en salida”


La historia del voluntario “censista”: “Siempre me he sentido esa Iglesia en salida”
Con la motivación de que el mensaje del Sumo Pontífice llegue a más personas, Ricardo Salas  decidió convertirse en un verdadero ‘censista’ e ir casa por casa en Linares llevando los símbolos de la visita del Papa Francisco a sus vecinos.

 
Por: Francisca Miranda Casanova


En sólo tres días de visita, Ricardo ha recorrido más de 100 casas y, si bien partió esta misión solo, comenta que en algunas ocasiones lo ha acompañado una hermana de su parroquia ya que, como reconoce, hacer la misión de dos en dos, como los apóstoles, es mucho mejor.
Por medio de esta entrevista y a menos de un mes de que el Papa Francisco llegue a nuestro país, nos cuenta cómo ha sido su experiencia, la importancia del legado de este acontecimiento, y hace un llamado a que más personas se sumen a iniciativas como ésta.

-¿De dónde surge esta iniciativa?
-Desde que mi párroco me mostró los autoadhesivos para repartirlos en la misa yo dije: "esto debe ser para visitar a las familias". Siempre me he sentido esa Iglesia en salida; me gusta visitar a la gente, a los enfermos, cantar en velorios o funerales e incluso acompañarlos al cementerio.  Si los autoadhesivos y estampitas se entregan sólo en la misa, quedan para las mismas personas que van siempre. Pensé que ir casa por casa entregándolos sería una forma de llegar a los que están más lejos.

-¿En qué consiste exactamente tu visita?
-Ir casa por casa hablándoles de la visita del Papa Francisco para preparar sus corazones. En algunos casos, para quienes acostumbran y saben rezar el Rosario, les pido que ofrezcan todos los Rosarios que puedan como regalo por los frutos de esta visita en nuestro país.

-¿Cuál es el mensaje que entregas y lo que quieres transmitir con esto?
-Quiero hacerlos sentir parte de la visita, informarles e invitarlos a que, a través de la oración, pidan por los frutos de la visita, porque no sólo importa lo que pase durante los tres días que el Papa Francisco estará acá, sino que luego de ello tenemos que llevar a cabo los desafíos que nos vaya a plantear.

-¿Cómo crees que puede influir su mensaje en nuestro país?
-Espero que haya mucha apertura de parte de todos a escuchar ese mensaje, que nos haga salir de una cultura tan individualista, tan "yoísta". Que vayamos al encuentro del otro, nos haga más tolerantes, más cercanos, más hermanos, más acogedores, sobre todo con los inmigrantes.

-¿Cómo ha sido la recepción de las personas en sus casas?
-Muy bien, con bastante novedad; algunas personas aprovechan la oportunidad para hacer preguntas pastorales, como qué se necesita para que sus hijos hagan la Primera Comunión, Confirmación, entre otras. Incluso en varias casas las familias no son católicas e igual me han recibido y pedido autoadhesivos.

-¿Podrías hacer una invitación a que más personas tengan iniciativas como la tuya?
-Es algo reconfortante salir y hacer estas visitas. En todos lados podemos encontrar gente necesitada de un mensaje, una palabra, una compañía. Los invito a salir del sofá, dejar la comodidad, escuchar lo que la gente que a veces se siente fuera de la Iglesia, quiere de nosotros.