Noticias

La historia de Lupita: “Ser voluntario papal es un gran acto de amor”


La historia de Lupita: “Ser voluntario papal es un gran acto de amor”
María Guadalupe se inscribió para colaborar en la visita del Santo Padre a Chile. Y, aunque no puede trasladarse como todos, tiene una enorme motivación para esta fiesta: “Siempre he querido sido servir a niños y familias de niños con discapacidad a través de mi experiencia de vida”.

Por Magdalena Ibarbia

La silla de ruedas no fue impedimento para María Guadalupe Medina. Esta joven de 21 años quiso comprometerse con el Papa Francisco y la Iglesia para la visita papal del próximo mes de enero. Porque, para ella, las ganas de ser voluntaria es algo que supera cualquier dificultad.

“Me apasiona ayudar a los demás, me hace feliz ver que con un poco de tiempo y cariño se puede hacer el bien”, reflexiona con entusiasmo María Guadalupe.

Nacida en Bolivia y residente en Chile hace 15 años, esta joven se inscribió en cuanto se abrió la convocatoria. Desde entonces ayuda a difundir en las redes sociales todo el material relacionado con la visita de Su Santidad a nuestro país.

“Poder ayudar al Santo Padre, colaborar para que su mensaje llegue a muchos corazones, me movilizó para anotarme como voluntaria papal”, comenta Lupita, como la conocen sus amigos y familiares.

No es la primera vez que María Guadalupe será voluntaria, ya que realiza un acompañamiento a pacientes en tratamiento en una clínica de Santiago hace ya casi dos años. Ahora, vivirá su primera experiencia colaborando con Francisco. “Espero que la visita del Papa a Chile traiga paz a los corazones de los que vayamos a su encuentro”, remarca.

“A los miles de voluntarios que también se han sumado a esta visita, los invito a pensar que, ayudando al Papa, están ayudando a Cristo, y que el ser voluntario es un gran acto de amor”, agrega.

El estilo del Papa Francisco

“La cercanía que el Papa tiene con la gente, su mensaje de fe –sencillo y profundo a la vez– me inspira y me llama mucho la atención”, comenta. “Creo que el Papa traerá un mensaje de unidad, demostrará que podemos dejar de lado nuestras diferencias de todo tipo y así ser un mejor país” agrega con ilusión.

Todo Chile se prepara para recibir al Papa Francisco en Santiago, Iquique y Temuco. Por eso Guadalupe les dice a los ciudadanos: “Déjense encantar con su palabra. Para muchos creyentes esto puede significar un reencantamiento con la fe, pero eso sólo es posible si se tiene una buena disposición personal”.

Sueños personales

Esta joven con gran corazón confiesa que su gran sueño “siempre ha sido servir a niños y familias de niños con discapacidad a través de mi experiencia de vida. Ahora estoy emprendiendo un proyecto personal relacionado con ese propósito que me tiene muy ilusionada”. Mientras, continúa colaborando de la mejor manera posible en la preparación de la visita papal.