Noticias

Myanmar: El Papa llama a la paz y al respeto de cada grupo étnico


Myanmar: El Papa llama a la paz y al respeto de cada grupo étnico
En su visita al país asiático, Su Santidad se reunió con representantes de distintas iglesias y con la consejera de Estado, Aung San Suu Kyi, a quien hizo un llamado al respeto de los derechos humanos de las minorías.

En su primer día de actividades en Myanmar –la ex Birmania–, el Papa Francisco animó a las autoridades a luchar por la paz y el respeto de todos los integrantes de la sociedad. Esto, en medio de la fuerte represión que viven los rohinyás, una minoría musulmana que ha sido calificada como “inmigrantes ilegales” por el gobierno.

Antes, eso sí, el Santo Padre se reunió con los líderes religiosos de la nación, cuyo 90% de la población es budista, el 4% musulmán y apenas el 1% es católico. “No tengamos miedo a las diferencias. Uno es nuestro Padre, nosotros somos hermanos. Querámonos como hermanos. Y si discutimos entre nosotros, que sea como hermanos. Que enseguida se reconcilian. Siempre vuelven a ser hermanos. Yo pienso que sólo así se construye la paz”, dijo el Sumo Pontífice en la actividad realizada en Rangún.

Tras ello, Francisco voló a Naipyidó, donde se reunió con el presidente Htin Kyaw en el palacio presidencial. Luego siguió su encuentro con la consejera de Estado, ministra de Asuntos Exteriores y Nobel de la Paz en 1991, Aung San Suu Kyi.

“Estoy muy contento de que mi visita se realice tras el establecimiento de relaciones diplomáticas formales entre Myanmar y la Santa Sede. Quiero ver esta decisión como una señal del compromiso de la nación para continuar buscando el diálogo y la cooperación constructiva dentro de la comunidad internacional, así como también para seguir esforzándose en renovar el tejido de la sociedad civil”, afirmó el Papa en el discurso pronunciado ante San Suu y otras autoridades.

“El futuro de Myanmar debe ser la paz, una paz basada en el respeto de la dignidad y de los derechos de cada miembro de la sociedad, en el respeto por cada grupo étnico y su identidad, en el respeto por el estado de derecho y un orden democrático que permita a cada individuo y a cada grupo —sin excluir a nadie— ofrecer su contribución legítima al bien común”, agregó.

Después de este acto, el Papa regresó a Rangún, donde este miércoles oficiará su primera misa masiva en el país. El jueves pondrá rumbo a Bangladesh, donde continuará con sus actividades hasta el sábado 2 de diciembre. Será el último país que visite antes de arribar a Chile en enero de 2018.

Foto: Sevice L'Osservatore Romano